Saltar a la navegación principal Saltar al contenido Saltar al pie de página
Atrás a Blog

¡Un visado de amor!

a woman standing in front of a fence

¿Tu pareja o cónyuge reside en los Países Bajos y tiene nacionalidad o permiso de residencia? ¡Entonces, estás de suerte! El Servicio Holandés de Inmigración ha decidido conceder lo que se conoce como «el visado del amor». Gracias a él las parejas que viven separadas podrán visitar a su media naranja a largo plazo. Como veis, este país siempre apuesta por el amor.

Esta medida, que se aplicará a las visitas de menos de noventa días, se basa en regulaciones parecidas de países como Dinamarca y Austria y se llevará a cabo siempre que se cumplan unos requisitos.

Las «visas del amor» serán concedidas por el Ministro de Justicia, siempre que se pueda probar que la relación tenga una duración mínima de tres meses, junto a una declaración de que siguen juntos. Además, deberán proporcionar la siguiente información: nombre, dirección y billete de vuelta al lugar de origen.

a close up of feet wearing blue shoes

Esta decisión llega tras la campaña #LoveIsNotTourism llevada a cabo por unas trescientas personas residentes fuera de la Unión Europea para presionar al Parlamento y al Ministerio de Justicia a que cambiaran las reglas para las personas en una relación a distancia.

El ministro de Justicia y Seguridad de los Países Bajos, Ferdinand Grapperhaus, ha suavizado la prohibición de entrada al país para aquellos que mantengan una relación a distancia con alguien de nacionalidad holandesa o con un ciudadano de la UE que resida en los Países Bajos. Por supuesto, como ya hemos dicho, bajo ciertas condiciones. Las parejas casadas ya estaban incluidas en la lista original de exenciones publicada por el gobierno, una distinción que el portavoz de justicia describió como «un simple capricho». 

En un comunicado, el Ministerio de Justicia dijo que mantener el coronavirus bajo control seguía siendo la prioridad del gobierno pero, según señaló el ministro “’la prohibición de entrada tiene un impacto severo sobre las personas que llevan mucho tiempo sin poder ver a sus parejas”. 

Anna Loise Walton, residente en Nueva York, que no ha podido visitar a su novio en La Haya desde que comenzó el confinamiento, reconocía estar emocionada por el cambio de sentido que ha tomado el gobierno neerlandés: “Me da esperanza el hecho de que pese al impacto que el que pueda causar el coronavirus, el gobierno neerlandés esté dispuesto a hacer ajustes para mejorar nuestra situación”.

 

a person talking on a cell phone

 

 

Ester González